Mantener despierta la mente de los niños en verano

El verano para los niños es un periodo de vacaciones muy largo que los aleja del adiestramiento de la memoria, la capacidad de atención, la estimulación y el interés por aprender que despiertan en la temporada escolar. Por supuesto, el descanso mental es necesario, pero también lo es estimular y ejercitar el cerebro durante las vacaciones.

En edades tempranas, el cerebro tiene una gran capacidad de aprendizaje y es muy dinámico, por lo que realizar ejercicios que animen su actividad mental ayudará a que no olviden lo aprendido, adquieran con mayor facilidad nuevos conocimientos y les resulte más sencillo comenzar el nuevo curso.

La manera más efectiva para que los niños realicen actividades en las que trabaje su cerebro son aquellas que sean entretenidas pero contengan una parte lúdica. Por ejemplo, rompecabezas, sudokus o crucigramas, tareas en las que la lógica y la agilidad mental son fundamentales. También los videojuegos, ya que ayudan a fomentar la creatividad y la imaginación, pero sin excederse de las dos horas diarias. Por otra parte está la lectura, que favorece la concentración, la imaginación, la empatía y, al no ser una exigencia escolar, ayuda a descubrir el verdadero placer de leer. Asimismo, el contacto con la naturaleza, el turismo, el deporte (sobre todo al aire libre) y una alimentación a base de ácidos grasos, legumbres y frutos secos también mejoran el rendimiento cerebral. Además, lo mejor de estas actividades es que se pueden hacer en familia.

¡Este verano disfruta con tus pequeños activando vuestras mentes!