Ventajas de las clases particulares y profesores de apoyo

Acudir a clases particulares solía tener connotaciones negativas. La idea de que solo los estudiantes con malas notas necesitan profesores de apoyo está cambiando. Cada vez son más los padres que creen en los beneficios de las clases de apoyo como una actividad extraescolar más, incluso en la educación primaria y sin necesidad de malas notas. Este cambio de tendencia se debe a las múltiples ventajas que aportan las clases de refuerzo, siempre que estén impartidas en un centro de formación especializado en técnicas de estudio como Cegafor. Algunas de ellas son:

  • Por supuesto, la tranquilidad que supone para los padres. La asistencia a clases de refuerzo garantiza a los progenitores que sus hijos dedicarán las horas de estudio diario necesarias, además de asegurarse de que dicho estudio está asesorado por expertos en cada asignatura.
  • Conciliación familiar. Barajar las clases particulares como una actividad extraescolar y como lugar de estudio es una forma de mantener la armonía en el hogar. El ritmo de vida moderno hace que muchos padres recurran a academias y centros de formación para optimizar el tiempo de estudio de sus hijos, para que el tiempo que pasan en familia sea de ocio y bienestar.
  • Confianza en las técnicas de estudio. Los padres son conscientes de la profesionalidad de los profesores de apoyo, quienes además de estar formados en las materias de estudio enseñan cómo estudiar sin agobios ni frustración.
  • Costumbre de estudio. Cada vez es más habitual que niños de entre 5 y 6 años asistan a clases particulares. Esta es una forma de normalizar el estudio en sus vida incorporándolo como una actividad más de su día a día.
  • Competitividad educativa. Una vez interiorizado el estudio en su planificación diaria, al alumno le resulta más fácil memorizar, aprender y conseguir una evaluación positiva. Esto genera que los propios alumnos eleven su nivel de conformismo y se exijan cada vez más para alcanzar mejores notas.
  • Segunda explicación. Los padres son sabedores de que una segunda explicación puede hacer que sus hijos entiendan mejor una materia, no solo por la repetición, si no porque en unas clases de apoyo los docentes se centran en esas explicaciones en las que existen dudas o confusiones.
  • Clases sin prisas. Otra de las razones por las que los padres optan por clases de apoyo es el objetivo de las mismas. Al contrario que en el sistema educativo en donde se aprende para superar un examen, en un centro formativo la enseñanza se realiza para aprender a aprender.

En Cegafor somos expertos en técnicas de estudio y contamos con docentes especializados en clases de refuerzo, preparación de oposiciones o idiomas. Ya que, en nuestra academia creemos en la importancia de las clases particulares, desde los más pequeños a universitarios y desde alumnos con notas bajas a alumnos de sobresaliente, porque compartimos con los padres la idea de la repercusión positiva que aporta al presente y futuro educativo de sus hijos.