Trucos para una feliz vuelta al cole

Retomar la rutina después del verano puede generar en los más pequeños el conocido «síndrome de depresión postvacacional». Los horarios, las actividades y el estudio se recuperan de manera repentina cuando llega septiembre pero, ¿qué podemos hacer para que tengan una feliz vuelta al cole?

Por supuesto, no solo para su agilidad mental, si no también para evitar un sobreesfuerzo cuando comienzan el curso, nuestros hijos deberían de mantener despierta la mente también en verano con actividades lúdicas y educativas. Asimismo, no variar demasiado los horarios o el tipo de alimentación facilita la vuelta a la rutina.

Si esto no se ha hecho en los meses estivales, se recomienda que la incorporación de los cambios que conlleva el nuevo curso se empiecen a aplicar 15 días antes. Por ejemplo, cambiando poco a poco los tiempos del sueño y leyendo cada día un rato.

Por otra parte, nuestra actitud es fundamental para que ellos tengan una feliz vuelta al cole. Los niños son muy influenciables y sus padres son su principal foco de atención; por lo que es importante trasmitirle positivismo, seguridad y tranquilidad. También lo es evitar las prisas y presiones de camino al cole y despedirse de manera cariñosa pero breve el día que comienzan las clases.

Estas pautas ayudarán a que los cambios no sean tan bruscos ni generen estrés o depresión y, por lo tanto, harán que los pequeños puedan disfrutar al máximo de su motivación principal: reencontrarse con los amigos. Así, conseguiremos que tengan una feliz vuelta al cole.