Reclamaciones de Selectividad

Pasadas las horas de estudio comienza ahora la incertidumbre sobre el futuro que les espera a los nuevos universitarios. Muchos ya pueden empezar a tramitar sus solicitudes de ingreso, pero otros descontentos con las notas publicadas ayer en la plataforma web Nerta, buscan la forma de mejorar su puntuación. 

Para este grupo de alumnos existe una serie de procesos que van desde una reclamación, una segunda corrección o ver el examen hasta la vía judicial con un recurso contencioso. Entre los procedimientos más usuales destacan la reclamación y la segunda corrección.

La reclamación consiste en una revisión de posibles errores de puntuación, como una pregunta sin puntuar o que no se haya sumado a la nota total. La ventaja principal de este procedimiento es que la calificación solo podrá subir o quedarse como está, pero en ningún caso bajar. Por otro lado, aunque es habitual su uso, en la mayoría de los casos no existen errores que eleven la puntuación del alumno.