¿Por qué tu cerebro necesita vacaciones?

El músculo más racional del cuerpo necesita descansar del esfuerzo al que lo sometemos diariamente. El trabajo, los estudios y/o las tareas del hogar son algunas de las acciones cotidianas que evitan la desconexión que nuestra mente necesita. Parece contradictorio pero, al igual que el resto de los músculos, el cerebro también debe parar para poder continuar. ¿Por qué?

El estrés diario, incluso aquel que no percibimos conscientemente, puede afectarnos en nuestro ánimo y en nuestra salud provocándonos depresiones, ansiedad, enfermedades coronarias y/o ataques cardiacos.

Además, cuando nos relajamos despejamos la mente del caos rutinario, esto ayuda a reflexionar y a reorganizar las ideas con una perspectiva más razonable y tranquila. Y por lo tanto, aumenta nuestra productividad, ya que hace más fácil que creemos nuevos planteamientos eficaces y resolutivos.