986 869 605 info@cenepo.com

Mapa mental

¿Qué es un mapa mental?

Un mapa mental o “mind map” es un esquema o diagrama utilizado para representar visualmente una información o tema. Es una poderosa técnica gráfica que permite plasmar lo que tienes en tu mente en una imagen visual. Dado que un mapa mental funciona como el cerebro, te permite organizar y comprender la información de una forma más rápida e intuitiva.

¿Por qué crear mapas mentales?

Un mapa mental cumple una triple función: desbloquea el arranque a la hora de estudiar un tema, pone a funcionar la creatividad y aumenta la retención de la información representada. Estas tres virtudes hacen que los mapas mentales sean una potente herramienta para el estudio. Vamos a desglosar los motivos:

Cómo hacer un mapa mental

El mapa mental es un buen punto de partida para empezar a estudiar. Desbloquea el estudio porque la elaboración de este esquema implica la comprensión profunda de la estructura general de la materia. Imaginemos que un alumno se prepara de cara a un examen en concreto. ¿Por dónde empezar? La opción más sencilla puede resultar la temporal: comenzar el temario de inicio a fin; sin embargo, este orden nos obliga a aprender también la jerarquía (contenido del capítulo 1, 2… etc.). El mapa mental nos permite partir de una idea base, y en torno a ella ir anotando toda una serie de hechos que consideremos importantes. Sin darnos cuenta, hemos desbloqueado el inicio y estamos ya estudiando.

En cuanto a la creatividad, un mapa mental no es más que  una sucesión de ideas sueltas a las que posteriormente les damos un significado. Dado que las ideas nacen de forma inconexa según nos van viniendo a la cabeza, es muy probable que todas ellas sean originales y útiles a la hora de desarrollar el tema. Aquí, las probabilidades de ser creativo se disparan.

La tercera virtud tiene una especial importancia en la aplicación de esta metodología a las técnicas de estudio de los alumnos, ya que permite afianzar conocimientos aumentando la retención de los mismos. La representación gráfica de una idea hace que sea más fácil de memorizar. Y es que el dicho “una imagen vale más que mil palabras” alcanza su máxima expresión en los mapas mentales.

Mapa mental para estudio

¿Cómo se crear un mapa mental?

Sorprendentemente, confeccionar un mapa mental resulta mucho más fácil de lo que pensamos, y en pocos segundos podemos crear el nuestro siguiendo estos sencillos pasos:

  1. Redactar una idea central en un papel en blanco (mejor si lo colocamos en apaisado). Colocar esta idea en el centro tiene una justificación: permite que nuestro cerebro añada conceptos hacia cualquier lado. Resultará mucho más efectiva si la idea la acompañamos de un dibujo que la ilustre o represente.
  2. Anotar ideas sueltas alrededor de la idea central. Esta es la fase crítica de los mapas mentales, ya que con este brainstorming damos rienda suelta a nuestra creatividad. Si se trata de estudiar, anotaremos los hechos relevantes de la materia de forma desordenada y en el orden que consideremos.
  3. Relacionar todos los elementos entre sí. Se suelen utilizar flechas. Es la fase en la que empezamos a organizar todo lo representado. Estableceremos una jerarquía entre las diferentes ideas que nos permitirá memorizar todo de una forma más sencilla; el uso del papel aquí resulta ya un poco engorroso, pero por fortuna, existen multitud de apps y plataformas que permiten hacer, deshacer, crear y borrar conceptos hasta dar con un mapa definitivo. Algunas de las más destacadas: MindJet, XMindiThoughtsiMindMap HD o Mapa Mental.